ACUMULAR PARA SALVAR EL PLANETA

ACUMULAR PARA SALVAR EL PLANETA

Uno de los mayores inconvenientes al desarrollo de las energías renovables para la producción de electricidad es la imposibilidad de gestionar el exceso de electricidad generado en momentos de bajo consumo. Estas tecnologías renovables constituyen el parque de generación junto con otras fuentes contaminantes (carbón, gas) y con las nucleares, cuya regulación de potencia es muy difícil y siempre tienen que producir cierta cantidad de electricidad de forma continua.

Cuando el viento sopla con fuerza y los embalses están llenos de agua, existe una capacidad de generación de electricidad renovable enorme. En esos momentos las tecnologías limpias mueren de éxito, al no poder gestionar toda la electricidad que serían capaces de producir, y no hay más remedio que parar, literalmente, aerogeneradores y turbinas hidráulicas.

La curva de demanda eléctrica en España es lo más parecido a una etapa pirenaica del tour de Francia, y lo mismo ocurre en los demás países desarrollados y emergentes. Si se pudiera regular esta curva para que fuera lo más plana posible, posibilitaría sin duda el desarrollo de electricidad limpia y seríamos menos dependientes del carbón y otros recursos fósiles, que siempre tienen que acudir a salvarnos el culo cuando nos da por enchufar el aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno.

El título de este artículo llamaría mucho la atención a un monje budista, cuyo precepto (o uno de ellos) para alcanzar la realización personal es “no acumular”; una túnica, una vela y la comida es su única necesidad diaria.

El uso globalizado y generalizado de la acumulación eléctrica, tanto en viviendas como en pymes, solucionaría en gran parte el problema aquí planteado. Las baterías posibilitan guardar electricidad en momentos de baja demanda y bajos precios para poder usarla después, cuando más nos hace falta, a un precio muy inferior. Si se lo explicáramos a nuestro monje budista, seguro que nos apoyaría, si con ello podemos proteger nuestro planeta.

Los avances en componentes de acumulación como el litio, y en un futuro cercano, el grafeno, están favoreciendo que grandes firmas lancen al mercado modelos de acumuladores eléctricos inteligentes. Fabricantes de vehículos eléctricos como Nissan o Tesla han apostado fuerte por ello – merece la pena echar un vistazo a sus modelos Powerwall para Tesla y XStorage para Nissan. Más que una batería parece un elemento decorativo de nuestro hogar, dando incluso un toque de elegancia e innovación.

En CESUR Energía creemos en ello; por eso estamos desarrollando nuevas tarifas, para que la acumulación eléctrica sea una realidad y que nuestros clientes tengan opción de instalarla ya en sus viviendas o empresas, ahorrando gran cantidad de dinero desde el primer día.

_______

Por Antonio Sánchez

Director Técnico de CESUR Energía.

FUENTES:
Sin comentarios

Publica un comentario